diarrea del viajero tratamiento

DIARREA DEL VIAJERO

La diarrea del viajero, también llamada “diarrea del turista”, es el problema de salud más frecuente en todo tipo de estancia en medio tropical y subtropical. Alrededor del 40% de los viajeros experimenta una diarrea durante o poco después de su viaje al trópico. La mayoría de las veces la diarrea del viajero es un problema autolimitado, pero un 30-40% de los viajeros debe guardar cama uno o dos días y modificar los planes del viaje. Un 1% debe ser ingresado en un hospital, y el 15% mantiene episodios diarreicos después del viaje, aproximadamente en el 1% de los pacientes, la diarrea persiste durante más de 3 meses(40).

Los síntomas habituales de la diarrea del viajero son: deposiciones acuosas y/o aumento de la frecuencia de deposiciones, náuseas, distensión abdominal, cólicos, fiebre y malestar general. La diarrea suele durar entre 3 y 7 días. Las áreas de alto riesgo incluyen todos los países en desarrollo de África, Oriente Medio, Asia y Latinoamérica. El riesgo de infección está muy relacionado con el tipo de viaje y el consumo de alimentos. El riesgo es bajo en viajes organizados con estancias en hoteles y el riesgo es mayor en viajes más aventureros y cuando se consume alimentos procedentes de vendedores ambulantes(41-43).

El riesgo de diarrea del viajero permite dividir de forma orientativa el mundo en 3 zonas de riesgo. (Fig. 1)(42-44):

  • Zona de bajo riesgo (verde), (menos de 8% de viajeros padecerán procesos diarreicos por cada 15 días de estancia): USA, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Japón y países de Europa Occidental y norte de Europa.
  • Zona de riesgo intermedio (amarillo), (entre 8 y 20% de viajeros padecerán procesos diarreicos por cada 15 días de estancia): Países de Europa del Este, Sudáfrica y regiones del Caribe.
  • Zona de alto riesgo, (rojo), (más de 20% de viajeros padecerán procesos diarreicos por cada 15 días de estancia. En algunos destinos la tasa es de hasta el 90%): Mayor parte de Asia, Oriente Medio, África y Centro y Sur del continente americano.
cual es la diarrea del viajero

Figura 1: Zonas de riesgo de diarrea del viajero (CDC)

En su mayoría son diarreas de tipo infeccioso, debidas a gérmenes entero-tóxicos o entero-invasivos. Pueden provocar la diarrea del viajero diversas bacterias (Escherichia coli enterotoxigénica es el agente más comúnmente relacionado en este tipo de diarreas, provocando diarrea acuosa asociada a cólicos pero no a fiebre; Salmonella sp. causa disentería con la presencia de moco en heces; Shigella sp. causa disentería bacillar y aparece en el 20% de viajeros que visitan países del entorno tropical; Campylobacter jejuni rara vez está implicado en la diarrea del viajero; menos comunes son las diarreas en viajeros causadas por Yersinia enterocolitica, Vibrio cholerae, y otras bacterias), virus enteropatógenos (Rotavirus causa una tercera parte de las diarreas del viajero, el papel de adenovirus, astrovirus, coronavirus, enterovirus y otros virus como agentes causales de la diarrea del viajero es aún menos claro) y protozoos (Giardia intestinalis; Entamoeba histolytica que ocasiona disentería con deposiciones sanguinolentas; Cryptosporidium parvumy Cyclospora cayetanensis).(40, 41, 43, 45)

Otras causas no infecciosas de diarrea del viajero dependen del cambio de dieta, jet lag, altitud y cansancio. Por todo ello, las características de la diarrea del viajero pueden diferir según cual haya sido el agente causal.

La adquisición de los agentes causales de la diarrea del viajero se hace a través de comida o bebidas contaminadas, manos sucias, etc.(40)

Prevención(46)

Existen una serie de medidas encaminadas a disminuir el riesgo de adquisición de una diarrea del viajero, estas medidas conciernen cuatro aspectos:

1. Bebida y comida(43, 47, 48).

  • Mantener las medidas básicas de higiene personal (lavarse las manos antes y después de las comidas o después del ir al servicio siempre evitando secarlas con toallas ya usadas).
  • Evitar el consumo de leche o derivados lácteos sin garantías (helados callejeros, quesos frescos, repostería, etc.).
  • Consumir agua o líquidos embotellados de preferencia con burbujas o bien, purificar el agua destinada al consumo (ver purificación del agua). Rechazar agua embotellada que no tenga el precinto intacto. Las bebidas que se sirven calientes como el té o café no tienen ningún riesgo. Evitar zumos de fruta de fabricación artesana.
  • Evitar los cubitos de hielo que no hayan sido preparados con agua potable.
  • Evitar los alimentos crudos o poco cocinados (pescado en adobo, mayonesa casera, salsas, etc.). Recordar la máxima de “cocínelo, pélelo o de lo contrario déjelo”. Evitar consumir alimentos preparados con varias horas de antelación.(40, 47)
  • Rechazar fruta ya pelada o con la piel o cáscara en mal estado.
  • No consumir grandes cantidades de marisco o pescado.

2. Vacunas.

  • Actualmente no existe vacuna eficaz para prevenir la diarrea del viajero(42).

3. Medicamentos sin acción antimicrobiana.

Purificación del agua(5)

Existen varios métodos para purificar el agua(43, 51):

  • Hervir el agua es el método más seguro y sencillo, pero no siempre es posible utilizarlo. La mayoría de microorganismos (bacterias y virus) son neutralizados al alcanzar una temperatura de 65º-70ºC durante un minuto. A nivel del mar, el agua hierve a 100ºC; por lo que, un minuto después de llegar a la ebullición, el agua está desinfectada (se requieren 3 minutos por encima de 2.000 metros).
  • Método SODIS. Se deja el agua a la exposición de la luz solar durante 5 horas, en una botella transparente que se dispone horizontalmente en una superficie plana.
  • Filtrar. Existen varios tipos de filtros en el mercado adecuados según el tipo de viaje que se prevea. La mayoría de filtros se basan en cerámicas porosas, adecuados para filtrar gérmenes de contaminación fecal tales como: bacterias, quistes de protozoos, huevos de parásitos, larvas, pero pueden dejar pasar virus. Existen varios modelos. También de membrana o de carbón, eliminan protozoos y algunas bacterias. Es crucial seleccionar el tamaño de poro más apropiado del filtro que deberá tener un tamaño igual o inferior a 1 micrómetro para garantizar la eliminación de Cryptosporidium en el agua transparente. Algunos dispositivos filtrantes también utilizan resinas impregnadas en yodo para aumentar su efectividad.
  • La desinfección química del agua transparente no turbia es eficaz para eliminar las bacterias, los virus y algunos protozoos (aunque no, por ejemplo, el Cryptosporidium). Un producto que combine la desinfección con cloro y la coagulación/floculación (precipitación química), eliminará una cantidad significativa de protozoos, además de destruir las bacterias y los virus. Antes de llevar a cabo una desinfección química el agua turbia debe ser aclarada de la materia sólida que tenga en suspensión dejando que ésta se asiente o filtrándola.
  • Clorar. Método clásico de potabilizar el agua. Las dosis usuales son dos gotas de cloro al 5% por litro de agua o la dosis correspondiente de cloro en pastillas comerciales. Si no hay otra opción se puede usar 8-10 gotas de lejía casera por litro de agua. Dejar reposar 30 minutos. La cloración es eficaz contra bacterias y ciertos virus, pero no contra los parásitos y en particular las formas quísticas.
  • Yodar. La yodación del agua es uno de los métodos clásicos para potabilizarla, aunque los niños, las embarazadas o personas que tienen enfermedades del tiroides, no pueden consumir agua yodada. Tampoco es aconsejable consumirla durante períodos prolongados. Existen diversas formas de yodar el agua: desde los comprimidos comerciales (1 comprimido por litro de agua que se disuelve durante 20 minutos) hasta el uso de tintura de yodo (al 2%, 4-5 gotas en 1 litro de agua y dejar reposar 30 minutos) o la Caña purificadora de agua, con una capacidad de 50 litros de agua. La yodación da mal sabor al agua, lo que puede mejorarse añadiendo vitamina C. Un filtro de carbono puede mejorar el sabor y, en los casos en los que se utilice yodo como tratamiento, eliminar el exceso de yodo.
  • Sales de plata. Método eficaz para las bacterias. Se puede usar en pastillas (1 comprimido por litro de agua y dejar disolver durante 30 minutos) o en líquido.
Tratamiento de la diarrea del viajero

Durante el viaje, se debe buscar ayuda médica en caso de diarrea y particularmente si hay sangre en las heces, vómitos repetidos, fiebre o si aparecen otros síntomas.

1.Reposición de líquidos.

Es la medida básica y fundamental. El tratamiento de la diarrea del viajero consiste básicamente en reponer líquidos y mantener una dieta apropiada.(52). La rehidratación oral (sobres de rehidratación oral) previene la deshidratación y es básica en los niños y personas de edad avanzada. Existen preparados comerciales de fácil manejo y cuya adquisición antes de iniciar un viaje a los trópicos es conveniente. Si no se dispone de sobres de rehidratación oral, se puede usar un sustituto que se prepara con 1 litro de agua, una punta de cuchillo de sal, otra de bicarbonato sódico, 2 cucharadas soperas de azúcar y el zumo de un limón; se tomarán las mismas cantidades que en el caso de los sobres de rehidratación oral (una cuchara contiene un volumen de 5 ml)(53)

Cantidades de solución de sobres de rehidratación oral que deben beberse(5):

Niños menores de 2 años 1/4 - 1/2 taza (50-100 ml) después de cada deposición suelta
Niños de 2-10 años 1/2 - 1 taza (100-200 ml) después de cada deposición suelta
Niños mayores y adultos Cantidad ilimitada

Cuando se padece una diarrea, hay que seguir tomando alimento. Es totalmente infundada la idea de que no se puede comer. Los alimentos más adecuados cuando se padece una diarrea son: sopas o caldos de arroz/zanahorias, patatas hervidas, pescado blanco o carne de pollo cocido o a la plancha, pan blanco tostado, manzana rallada o asada, yogur desnatado bioactivo(52).

1.Antidiarreicos

2.Antibióticos

El uso de antibióticos sólo se indica en la diarrea del viajero grave (presencia de sangre en las heces, fiebre alta o cuando hay un gran número de deposiciones líquidas diarias) o en personas inmunodeprimidas, diabéticos, personas que padecen enfermedades inflamatorias intestinales o que toman diuréticos o litio (en el caso de estar a tratamiento con otros fármacos específicos consulta con tu médico)(40, 43, 46, 54, 55).

Para un correcto uso de los antibióticos, consulta a tu médico o en alguna unidad especializada. En niños pequeños y mujeres embarazadas no deben usarse. Si la diarrea del viajero persiste a la vuelta del viaje, es preciso consultar con un servicio especializado para un diagnóstico correcto y un tratamiento apropiado.

Referencias:

40. Steffen R, Hill DR, DuPont HL. Traveler's diarrhea: a clinical review. JAMA 2015; 313:71. 41. Swaminathan A, Torresi J, Schlagenhauf P, et al. A global study of pathogens and host risk factors associated with infectious gastrointestinal disease in returned international travellers. J Infect 2009; 59:19. 42. Zaidi D, Wine E. An update on travelers' diarrhea. Curr Opin Gastroenterol. 2015 Jan;31(1):7-13. 43. Alonso Socas MM, Alemán R, López Lirola A, et al. Diarrea del viajero. An. Sist. Sanit. Navar. 2006; 29 (Supl. 1): 127-138. 44. CDC. Health Information for International Travel, the Yellow Book .Atlanta, GA: Centers for Disease Control and Prevention, Oxford University Press; 2018 45. Ross AG, Olds GR, Cripps AW, et al. Enteropathogens and chronic illness in returning travelers. N Engl J Med 2013; 368:1817. 46. Riddle MS, Arnold S, Tribble DR. Effect of adjunctive loperamide in combination with antibiotics on treatment outcomes in traveler's diarrhea: a systematic review and meta-analysis. Clin Infect Dis 2008; 47:1007. 47. Guerrant RL, Van Gilder T, Steiner TS, et al; Practice guidelines for the management of infectious diarrhea. Infectious Diseases Society of America. Clin Infect Dis. 2001 Feb 1;32(3):331-51. 48. Gascón J. Profilaxis de la diarrea del viajero. Gastroenterol Hepatol 2001; 24: 447-449. 49. Rendi-Wagner P, Kollaritsch H. Drug prophylaxis for travelers' diarrhea. Clin Infect Dis 2002; 34:628Huang DB, Awasthi M, Le BM, et al. The role of diet in the treatment of travelers' diarrhea: a pilot study. Clin Infect Dis 2004; 39:468. 50. Koo HL, Dupont HL, Huang DB. The role of rifaximin in the treatment and chemoprophylaxis of travelers' diarrhea. Ther Clin Risk Manag. 2009;5:841-8. 51. Preventing travellers’ diarrhoea: how to make drinking-water safe. Geneva, World Health Organization, 2005 (WHO/SDE/WSH/05.07 (available at: http://www.who.int/water_sanitation_health/hygiene/envsan/sdwtravel.pdf). 52. Huang DB AM, Le BM, et al. The role of diet in the treatment of travelers' diarrhea: a pilot study. Clin Infect Dis 2004; 39:468. 53. Diarrheal Diseases Control Program: Oral rehydration salts (ORS) formulation containing trisodium citrate. Ginebra: World Health Organization WCS. 54. Riddle MS, Connor BA, Beeching NJ,et al. Guidelines for the prevention and treatment of travelers' diarrhea: a graded expert panel report. J Travel Med. 2017 Apr 1;24(suppl_1):S57-S74. 55. Sanders JW, Frenck RW, Putnam SD, et al. Azithromycin and loperamide are comparable to levofloxacin and loperamide for the treatment of traveler's diarrhea in United States military personnel in Turkey. Clin Infect Dis 2007; 45:294. 56. Román E, Cilleruelo ML. Racecadotrilo en la gastroenteritis aguda infantil. An Pediatr Contin 2003;1(3):155-8 57. Vetel JM BH, Fretault N, Lecomte JM. Comparison of racecadotril and loperamide in adults with diarrhoea. Aliment Pharmacol Ther 1999; 13:21-6.

¿A dónde quieres viajar? De la A a la Z